SER IGLESIA

 “…a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo…” Pasaje: Efesios 4:1-16.
Autor: Edgar David Miranda

  1. ¿QUÉ ES LA IGLESIA?

“La iglesia es el resultado de la obra de Cristo en las personas que han experimentado la gracia del Padre y que son capacitadas por el Espíritu Santo para conocer a Cristo a través de su palabra y anunciar su salvación al mundo.”

Pablo, comienza este capítulo diciendo: “os ruego que anden como es digno de la vocación con que fueron llamados”. Si la iglesia es el resultado de la obra de Cristo (Efesios 2:8-10), entonces existen rasgos que distinguen a la iglesia, es decir, existe una vocación de vida de la iglesia.

Según los versículos del 1 al 6 escribe una lista de estos rasgos que tiene una iglesia digna del llamado del Señor:

YO pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que sois llamados;

 Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia soportando los unos á los otros en amor;

 Solícitos á guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

 Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados á una misma esperanza de vuestra vocación:

 Un Señor, una fe, un bautismo,  Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas, y por todas las cosas, y en todos vosotros

  1. LA TAREA DE CADA MIEMBRO

Hay muchas maneras en que podemos participar para que estos rasgos puedan ser una realidad en nuestra iglesia local. Una de ellas es a través del ejercicio correcto de nuestros dones espirituales. Vemos en este pasaje que el Señor dio dones a Su iglesia (aquí sólo se muestran Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros). Estos ejemplos apuntan básicamente al liderazgo de una congregación.

Estos 4 ministerios fueron fundamentales en el primer siglo de la iglesia de Cristo. Los apóstoles dando el testimonio de su caminar con Cristo, poniendo el fundamento inamovible; los profetas anunciando el evangelio guiados por el Espíritu Santo; los evangelistas llevando el mensaje de salvación a nuevas comunidades; y los Pastores a cargo de la enseñanza y del cuidado de la iglesia local.

Ahora, ¿quiénes eran los pastores? (Hechos 14:23; 20:26-29)

Los pastores fueron personas designadas por los apóstoles, quienes se quedaron en cada iglesia local, a cargo de la labor de enseñanza y cuidado de las personas (Por ejemplo, Tito y Timoteo, dos pastores de una iglesia local, a los cuáles Pablo pastoreaba, dando instrucciones acerca del ministerio pastoral)

  1. SEMEJANZAS

Es evidente que entre nuestra iglesia y la iglesia primitiva hay diferencias culturales y prácticas. Sin embargo, debe haber similitudes inquebrantables entre ambas iglesias.

Según lo que enseña este pasaje, ¿diríamos que el ministerio de la iglesia es responsabilidad de los pastores o una responsabilidad de toda la iglesia? V.12

¿Cuál es el papel de los pastores/líderes de la iglesia? V.12



¿Cuál era el ministerio de la iglesia primitiva? Construir el reino de Dios, perfeccionando a los creyentes para vivir como una iglesia digna del llamado del Señor.

Esto es lo que implica edificar el cuerpo de Cristo: vivir dignamente, de acuerdo al llamado del Señor.

Así que, según lo que hemos estudiado hasta ahora, ¿“edificar el cuerpo de Cristo” se centra en las estructuras, formas o tradiciones de una iglesia, o se centra en la unidad del cuerpo (relaciones interpersonales sanas), extender el reino de Dios (hacer discípulos) y Adorar a Dios?

Edificar la iglesia, es un trabajo de todos. Es importante que volvamos y reafirmemos la enseñanza (fundamento) de los apóstoles y comencemos a vivir dignamente como iglesia.

  1. ¿CÓMO SE CONSTRUYE UNA IGLESIA?

Actualmente existen dentro de nuestra iglesia muchas formas y programas en las que se busca ayudar a las personas en su crecimiento espiritual. Sin embargo, debemos aceptar que tenemos carencias y áreas de oportunidad que pudieran estar deteniendo el propósito de crecimiento. Por lo anterior debemos buscar un proceso que nos guíe a unificar y replantear la forma en la que cumplimos el llamado de Dios como iglesia. La Biblia enseña claramente que Dios ha puesto a líderes/servidores quienes contribuyen al proceso de perfeccionamiento para que la iglesia cumpla su ministerio.

En el verso 12 Pablo enseña claramente que el ministerio de la iglesia es un proceso de construcción. La palabra usada para “edificación” en el idioma original es una palabra que hace referencia a la construcción física de una casa. Pablo está usando esta palabra para ayudarnos a entender que la misión de la iglesia es la construcción espiritual del cuerpo de Cristo. Es por esto que debemos recordar y reafirmar, que una iglesia no son los edificios físicos, ni las estructuras organizacionales, ni siquiera los son los programas o las actividades tradicionales. La iglesia, es el grupo de creyentes, discípulos de Cristo, la iglesia son las personas.

En la primera carta de Pedro 2:5 se nos dice lo siguiente: “…también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo...”

Pedro usa la misma palabra  que usó Pablo para hablar de la acción de “edificar” (Oikodome).  Sin embargo, Pedro será aún más claro: cada creyente es una piedra viva, y la casa espiritual de Dios se construye a través de piedras vivas. Es decir que cada vez que alguien pone su fe en Cristo para seguirlo, la casa de Dios se está construyendo. Es por esto que confesamos que nuestra iglesia ¡se construye con personas! Cada  creyente es un ladrillo que forma parte de un edificio espiritual. Por esto debemos decir, que la iglesia Bautista Universitaria es un edificio espiritual de piedras vivas.

¿Estamos construyendo la iglesia sobre éste principio Bíblico? Es decir, ¿nuestra iglesia se edifica con programas y tradiciones, o nuestros esfuerzos están enfocados para edificar con piedras vivas (Personas)?

  1. NUESTRA IGLESIA

 Nuestra meta no son los programas, aunque los programas son herramientas para lograr los fines de construcción del cuerpo de Cristo. Para edificar la vida de las personas de manera eficaz, necesitamos definir el proceso de construcción. Sin definición, se da lugar a la ambigüedad; estamos expuestos a no comprender el diseño de la iglesia, para conducir a las personas a la madurez espiritual; nos envolvemos más en las tradiciones de nuestra denominación y nos alejamos del fundamento bíblico para la iglesia. 

La intención de compartirlo ahora contigo es invitarte a sumarte a la Visión que creemos que Dios nos ha dado para nuestra iglesia:

Somos una comunidad de discípulos de Jesús que Ama a Dios, Ama al prójimo y Sirve al mundo.

            Esta declaración de Visión definirá el rumbo de la iglesia y el proceso para cumplirlo. Deseamos que está visión sea como el ADN de cada miembro de la IBU. Por lo tanto, buscaremos que cada persona forme parte de esta comunidad, Amando a Dios, Amando a los demás mientras hace discípulos, y Sirviendo al mundo que Dios ha creado. Buscaremos que todos los programas y actividades sean simplificados y unificados para que este proceso sea cumplido.

 

0
0
0
s2smodern